Día por Día

26-01-2021  |  Argentina

:  UNA MUJER PERDIO UN EMBARAZO POR EL ESTRES DEL AISLAMIENTO "CARCELARIO" EN UN CENTRO COMUNITARIO DE CLORINDA



La perversidad y la insensibilidad infrahumanas del Gildo Insfran y sus funcionarios no tienen explicaciones ni justificativos de ninguna clase: una mujer sufrió un aborto espontáneo por estrés, la llevaron al hospital de Clorinda, le practicaron un legrado y volvieron a internar en el alojamiento carcelario que le provocó el aborto. Sus hijos, todos menores, quedaron aislados y solos en el albergue estatal.


      
Zunilda Gómez, una joven mujer de 33 años, sufrió un aborto espontaneo y afirma que fue debido al gran estrés que le produjo el encierro del gobierno en un viejo y abandonado hotel de la ciudad de Clorinda, que el gobierno recicló para alojar sospechosos de covid19.

Zunilda,sus tres hijos de 12, 8 y 5 años y su marido, Juan Gabriel Núñez Centurión, estuvieron aislados por ser contactos estrecho de un caso positivo de COVID-19.

Fueron alojados en el Hotel Embajador de Clorinda, Juan dio positivo y fue trasladado al Estadio Cincuentenario de Formosa, a más de 100 kilómetros de su familia. El estrés de la separación y del encierro estatal provocaron el aborto del embarazo de tres meses que cursaba.

Juan Centurión declaró a los medios de prensa que “Lo que pasamos con mi familia, no se lo deseo a nadie”.“Nos llevaron como supuestos contactos estrechos de un muchacho que dio positivo. El 19 de diciembre nos hicieron el primer hisopado y todos dimos negativo. Nos llevaron hasta el Hotel Embajador. El 26 nos vuelven a hisopar y resultamos negativos. El 31, cuando nos toman las muestras ya para el alta, supuestamente yo di positivo. Digo supuestamente porque jamás me mostraron un papel donde dijera eso, solo golpearon la puerta cuatro policías y dos de salud y me llevaron a Formosa”.“El 1º de enero vino el oficial a cargo del hotel y le pregunté por los resultados de la muestra que nos tomaron el 31 y me dijo que nos quedemos tranquilos que estábamos todos limpios y que capaz para la tardecita nos darían el alta pero, a las 18 tocaron la puerta y me llevaron al Cincuentenario. Fui el primer paciente que albergó ese centro”.
“Mi señora perdió su embarazo, mis hijos están tan traumados que no pueden ver un patrullero o un policía, que ya lloran y creo que lo que le pasó a mi señora fue negligencia del hospital”, señaló con pesar.

Centurión refirió que el 28 de diciembre llevaron a su esposa por primera vez al hospital porque estaba con pérdidas. “Ella estaba desesperada, los chicos lloraban todo el día ya no aguantaban más el encierro. Por la ventana recibíamos alimentos y nos tomaban la temperatura. En el Arnedo le dijeron que tenía un embarazo de riesgo, que tenía que hacer reposo y entonces exigimos al director del hospital y a la encargada de salud, Nilda Cabrera, que por lo menos a mi señora e hijos los dejen hacer la cuarentena en nuestra casa pero nos dijo que no iba a ser como nosotros queríamos y que mi señora tenía que aguantar”.

Por su parte, Zunilda relató el día en el que perdió su embarazo. “Perdí a mi bebé el 3 de enero en el Hotel Embajador. Cuando me llevaron al Arnedo, el doctor me dijo que yo ya había perdido mi bebé y que solo quedaron coágulos, que tenía que quedarme internada y que por la mañana me harían un legrado. A mí me afectó el encierro. Estábamos bajo llave, no podíamos ni salir al pasillo. En una habitación pequeña estuvimos los cinco”.

“En el tercer hisopado que nos hacen, ya para salir, le dicen a mi marido que dio positivo pero no nos mostraron ningún papel. No le dijeron adonde lo llevarían solo que a Formosa ydespués me entero que fue al Cincuentenario. Mi marido, para no asustar a los chicos que empezaron a llorar y a gritar por su papá, se fue nomas”, recordó.

“Cuando me descompuse, mi hija de 12 años salió por la ventana para avisar a la Policía y pedir ayuda. Cuando me llevaron al Hospital, ellos quedaron ahí solos. Yo con miedo”, dijo Zunilda.

Juan Gabriel estuvo, en total 35 días en aislamiento y al momento de darle el alta “me largaron con un papel escrito a mano y con el sello de la encargada”, apuntó para agregar que hasta hoy no recibieron asistencia psicológica para ayudarlos con lo que vivieron.

Hoy, toda la familia ya se encuentra en su domicilio, “mi marido perdió su trabajo, yo mi bebé. Tenemos miedo hasta de salir a la calle después de todo lo que nos pasó”, concluyó Zunilda con angustia.
(Con información de La Mañana).



    © Copyright   |   WhatsApp: 3704 032487   |  Email: ualdeformosa@yahoo.com